Pollo con chorizo

26 April 2020

El otro día, una vecina nos comentó que había preparado para comer un pollo con chorizo. Mi mujer y yo, nos miramos y no dudamos en pedirla la receta. Sonaba diferente, apetitoso y efectivamente, así lo es. Lo probamos al día siguiente y aquí os traigo el resultado.

Ingredientes

  • 6 Muslos de pollo
  • 200 gr Chorizo picante
  • 2 Zanahorias
  • 2 Dientes de ajo
  • 3 Chalotas
  • 300 gr Aceitunas negras
  • 1 Cucharada de maicena
  • 1 Cucharadita de pimentos dulce
  • 500 gr Caldo de pollo
  • Aceite de oliva

Elaboración

  • Dificultad: Fácil
  • Elaboración: 20 minutos
  • Cocción: 30 minutos
  • Total: 50 minutos

Paso 1: Limpiamos las zanahorias, chalotas y ajos. Una vez limpios y pelados procedemos a cortarlos. La zanahoria la cortaremos en rodajas gorditas, como de un dedo. Las chalotas las podemos partir por la mitad, y los ajos los aplastamos.

Paso 2: Retiraremos la piel del chorizo y lo partiremos en trozos, yo soy partidario de hacerlo en rebanadas de unos 5/10 cm. Al igual retiramos la piel de los muslos de pollo, los lavamos y dejamos secar.

Paso 3: Pondremos a rehogar el chorizo, para que poco a poco suelte la grasa. Podemos retirar parte de esta grasa.

Paso 4: Salpimentamos los muslos de pollo y los incorporamos a la cazuela junto con el chorizo. Se tienen que ir dorando poco a poco.

Paso 5: Una vez estén dorados añadiremos las zanahorias, chalotas y ajos. Dejaremos que se sofría todo junto durante 5 minutos moviendo para evitar que se pegue.

Paso 6: Cuando este todo dorado, incorporamos la maicena para que se tueste y espese un poco nuestra salsa. Yo uso maicena dado que mi mujer es celiaca, pero podéis usar la harina que estéis acostumbrados a usar.

Paso 7: A continuación, echamos el caldo de pollo y el pimenton a la cazuela y dejamos que cueza durante 30 minutos.

Paso 8: Por ultimo añadimos las aceitunas negras, dejamos reposar durante 5 minutos y servimos.

Suscribete a la Newsletter

Recetas relacionadas

Si te gusto esta receta, seguro que te interesan también estas otras. Están seleccionadas, puesto que pertenecen a la misma categoría. ¿Te abren el apetito?

No son galletas, son cookies...

Quiera internet o no, hablar de cookies es hablar de una deliciosa masa repleta de trozos de chocolate.

Si aceptas continuar o sigues navegando se entiende que aceptas estas cookies.